Tratados de libre comercio. ¿Son una amenaza para el clima?

Imagen manifestación contra los tratados de libre comercio #CETA, #TTIP y #TiSA

Los acuerdos de libre comercio son una amenaza para el clima. Supondrán el fin de las energías renovables, y hacen de los acuerdos de París papel mojado porque los gobiernos, en la práctica, no podrán promover el uso de energías alternativas que eviten el calentamiento del planeta.

“La cumbre de París aprueba compromiso mundial por mantener el aumento de las temperaturas por debajo de los 2 grados con respecto a los niveles preindustriales y perseguir los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 grados”.

Europa está negociando acuerdos de libre comercio (, el y el ) con, el objetivo, entre otros, de importar energía, incluido el gas natural y petróleo crudo, de países como EE.UU y Canadá. La firma de estos acuerdos, supondrá el fin del desarrollo de las energías renovables y la imposibilidad de cumplir con los acuerdos de París.

Cómo unos acuerdos pueden ser una amenaza para el clima

Estos acuerdos son una amenaza para el clima porque favorece el aumento del comercio de combustibles fósiles y en el gas natural licuado, Ambas energías con un gran efecto invernadero.

Además estos acuerdos restringirán la posibilidad de los gobiernos de crear políticas públicas para promover energías renovables.

“Una filtración muestra que el TISA, al igual que otros acuerdos comerciales, incluye medidas que restringen la capacidad de decisión de los responsables políticos a la hora de poner en práctica el acuerdo sobre el clima de París”

Los acuerdos comerciales negociados en el CETA, TiSA y TTIP incluyen privilegios para los inversores extranjeros que podrían impugnar las decisiones de los Gobiernos municipales, autonómicos y estatales fuera de los tribunales nacionales y de la UE existentes. Esta justicia paralela es una gran amenaza para los estándares y la legislación que protege el medio ambiente, la salud y los derechos laborales.

Los tratados de libre comercio tendrán consecuencias gravísimas para el medio ambiente y son una amenaza para el clima:

El fin de los estudios de impacto

Cuando se aprueben el TTIP y CETA,  las exportaciones de gas natural a la UE, quedarán automáticamente aprobadas,  sin revisión o análisis de impactos.

Aumento del comercio de combustibles fósiles.

  • Los acuerdos comerciales como el TiSA darán lugar a un aumento del comercio de combustibles fósiles, pese a que su uso y comercio deberían estar disminuyendo para poder conseguir los objetivos del acuerdo de París. Infografía fracking
  • Más fracking en los EE.UU. Con el fin de alimentar a los mercados extranjeros a través de las exportaciones, la industria del fracking de EE.UU. necesitaría producir cada vez mayores cantidades de gas de esquisto mediante la fractura hidráulica (fracking), incrementando la emisión de gases de efecto invernadero y de fugas de sustancias peligrosas que amenazan el suministro de agua potable a las poblaciones presentando graves riesgos para la salud pública y las comunidades. Más efectos.
  • Mayor dependencia de combustibles fósiles en la UE. En 2012, los estados miembro de la UE gastaron cerca de 545.000 millones de euros en las importaciones de combustibles fósiles. Esto no sólo socavaría el futuro económico de Europa al aumentar el déficit comercial y con él la deuda pública causando nuevos recortes en el gasto social, sino que también quebrantaría la transición energética.
  • No se podrán distinguir entre combustibles fósiles más o menos contaminantes, haciendo imposible una eliminación gradual de los combustibles fósiles más perjudiciales como las arenas bituminosas o el gas de fracking.

Más emisiones de gases de efecto invernadero.

El gas natural, con el fin de ser exportado a la UE, primero debe ser licuado. El gas natural licuado (GNL) emite en su ciclo de vida 15 veces más emisiones de gases de efecto invernadero que el gas natural. La energía necesaria para enfriar, licuar y almacenar el gas natural para su envío al extranjero y su transporte hace del GNL una fuente de energía mucho más cara y contaminante que el uso del gas natural “ordinario”. Por otra parte, la producción de gas natural y las infraestructuras necesarias, incluyendo pozos y gaseoductos intensifican las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y disparan los costes. Las emisiones de GEI aumentan porque a lo largo de la cadena hay incontables fugas de gas de metano, un potente gas de efecto invernadero que atrapa casi 86 veces más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono durante los primeros 20 años, y 34 veces más calor hasta llegar a los 100 años.

El fin de las energías renovables

  • Estos acuerdos restringen la posibilidad de crear políticas públicas para promover energías renovables.

 Existe una cláusula que especifica que una vez liberalizados servicios públicos relevantes como la energía, agua potable o educación, estos no podrán volver a ser renacionalizados, y deberán estar en lo sucesivo orientados para el beneficio empresarial.

Reducción de los estándares europeos de calidad y seguridad.

  • La UE tendría que legalizar miles de sustancias químicas prohibidas que están permitidas en Estados Unidos. Por ejemplo, los estándares de calidad europeos impiden la utilización de determinadas sustancias químicas, hormonas y fármacos en la producción de carne y sólo permiten el cultivo de una variedad de transgénico. Sin embargo, la regulación de Estados Unidos es mucho más flexible.
  • Las empresas agro-alimentarias  de los Estados Unidos podrían exigir el cese de las prohibiciones europeas en materia de transgénicos.

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar con nosotros ayúdanos a difundir esta información. Tú también puedes colaborar. Compártelo en tus redes sociales, en tus grupos de Telegram o WhatsApp!

Si quieres información de última hora sobre el tema, sigue en Twitter los hashtags:

#niCETAniTTIP

#NoTTIP

#15OstopCETA

Sobre la autora

client-photo-1
Conchi Gavilán
La mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es amor, conocimiento y un planeta en el que puedan vivir.

Comentar

Deja un comentario