Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más diversos de la Tierra. Están habitados por colonias de diminutos animales (pólipos) que para protegerse, forman un exoesqueleto de carbonato cálcico. El exoesqueleto calcáreo es lo que en realidad forma el armazón del arrecife. Cuando un pólipo muere, los restos calcáreos de su esqueleto permanecen y